Get it on Google Play

Mi credo de formador

20-08-2010
 

trabajo-en-equipoLlevo mas de 10 años impartiendo formación a diferentes niveles: Empresas, trabajadores, equipos de desarrollo, parados, etc. Ni que decir tiene que me apasiona(Ya lo he comentado en varias ocasiones), después de estos años he desarrollado un montón de habilidades que me han servidor no solamente para la formación, también me ha servidor para mi vida profesional y personal. La formación es una actividad para desarrollar cosas tales como: La empatia, el liderazgo, las habilidades comunicativas, gestión, etc.

En este post he intentado escribir un poco mi credo como formador, forjado a base de experiencia (Me apunto para próximos Posts el como desempeñar todo eso):

– El formador debe ser un líder que conduzca a los alumnos hasta conseguir unos objetivos (Introducirse y conocer una materia, conseguir un nivel mínimo de conocimientos, etc.). No vale limitarse a impartir unas clases o dictar un contenido. El formador también es responsable de intentar motivar y captar la atención de los alumnos.

– Se debe fomentar el trabajo en grupo y la participación. Hay que conseguir que se formen grupos de estudio, que unos ayuden a los otros, que florezcan los líderes naturales. Esto favorece el aprendizaje, crea vínculos y genera un clima favorable a conseguir objetivos. También hay que velar para que no quede gente excluida del grupo.

No existe una única formula para impartir una formación, no es lo mismo un seminario de 4 horas que una formación de 70 horas o un curso de 300 horas. Tampoco son iguales las personas, no es lo mismo impartir un curso a directivos de una empresa, que a encargadas de tiendas de ropa o a un equipo de desarrolladores en Liferay. Por tanto, hay que plantearse previamente el enfoque de la formación y que actividades, formas de comunicación, formatos, herramientas, etc. van a usarse durante el curso. La comunicación debe adaptarse al alumno y no al revés.

Es igual de importante el tiempo que el alumno esta escuchando o haciendo ejercicios que los descansos o el final de la clase. Los descansos para tomar el aire o para almorzar deben estar previstos en el diseño del curso, en ellos se generan conexiones entre las personas importantes para la formación (Incluso para la practica posterior).

El formador no lo sabe todo, ni es un dios. El formador es un facilitador, alguien con los conocimientos que necesitan los alumnos y que gracias a una serie de técnicas deberá transmitir a estos.

Nunca se debe mentir ni maquillar la verdad, eso rompe la confianza. Finalmente, la confianza es la base para que los alumnos se sientan motivados y el curso fluya.

 

Comments

7 Responses to “Mi credo de formador”
  1. Albert Riba says:

    A seguir así xaval .. y a ver si hacemos un juntos de una puñetera vez que por un motivo o otro aun seguimos sin .. 🙂

  2. albert says:

    Jajaja, pues la verdad es que la idea motiva. A ver si es posible 😉

  3. JorDiAyaLa says:

    Ens veurem al proper curs…!!!!!! jejejjeejeej

  4. Hola
    Totalmente de acuerdo con tu Credo.
    Saludos

  5. Jordi Pérez says:

    Yo no credo que vayas desencaminado

    I si… jo també crec que els millors posts surten per escriptura quasi automàtica!

    Salut!
    Jordi

  6. albert says:

    Carai, gracia a todos por vuestro comentarios. No me imaginaba que este post iba a tener tanto éxito.

  7. Frank C says:

    genial… molt enriquidor i salutacions per cert!

Leave a Reply